martes, 13 de mayo de 2008

¿AMAR O DEPENDER?


¿Que tan dispuestos estamos a sufrir por alguien?Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos. Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo:Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de mi amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas .Ésa es mi dote...La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar. Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás.Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve, y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.
Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos. Alllegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:¿Qué fue lo que te ocurrió? ..Estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdiste esa oportunidad?. ¿Por qué te retiraste?.Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja:No me ahorró ni un día de sufrimiento... Ni siquiera una hora... NO MERECÍA MI AMOR.
El merecimiento no siempre es egolatría, sino dignidad. Cuando damos lo mejor de nosotros mismos a otra persona, cuando decidimos compartir la vida, cuando abrimos nuestro corazón de par en par y desnudamos el alma hasta el último rincón, cuando perdemos la vergüenza , cuando los secretos dejan deserlo, al menos merecemos comprensión. Que se menosprecie, ignore o desconozca fríamente el amor que regalamos a manos llenas es desconsideración o, en el mejor de los casos, ligereza. Cuando amamos a alguien que además de no correspondernos desprecia nuestro amor y nos lastima con su indiferencia, estamos en el lugar equivocado. Esa persona no se hace merecedora del afecto que le prodigamos. La cosa es clara: si no me siento bien recibido en el corazón de alguien, empaco y me voy. La misión de todos en este mundo es encontrar la felicidad, pero la real, no la que creemos que es.Nadie se quedaría tratando de agradar y disculpándose por no ser como les gustaría que fuera. No hay vuelta de hoja. En cualquier relación de pareja que tengas, no te merece quien no te ame ni te comprenda, y menos aún, quién te lastime. Y si alguien te hiere reiteradamente sin mala intención, puede que te merezca, pero no te conviene...

Gracias querida Yolanda por tu colaboración en esta historia!

18 comentarios:

María dijo...

En el amor unas veces se sufre queriendo, y otras, se sufre amando, unas veces se vive dependiendo de ese amor, y otras, se vive soñando del amor, unas veces, se rompe la magia del amor, y otras es eterno. El amor de una pareja es amplio, complejo y diverso, como también lo somos las personas, lo importante es dar y ofrecer sin esperar nada a cambio.

Un besazo.

neurotransmisores dijo...

El amor y la dependencia van unidos de la mano.

Saludos

Belén dijo...

Buf, que razón tienes nena... a veces no es que seamos malos o lo sean con nosotr@s, es que no merecemos nada de sufrimiento gratuíto... sin mas...

Gran post :)

Besicos

La Gata Coqueta dijo...

Es un cuento de hadas; realmente como tiene que ser. Se sufre mucho a un siendo compartido, pero si no lo es imagina te como pudiera ser vale más abandonar, todos no se comportan como el Jardinero Fiel.

Es un post muy original.
Suerte y hasta la próxima.

Cani dijo...

Mi filosofia es:
"No quiero de tu boca
la palabra perdon
Si me hieres prefiero
que me digas adios.
Me ha gustado tu post. y he conseguido poner la vela en el mio. Una visita muy fuctifera.
Un saludo

Fabi dijo...

Tal vez estamos equivocados y por amor dejamos que el otro se aproveches, pero eso no es bueno.
El amor es dar y recibir, es respecto y también amistad... tiene valores muy grandes.
Muy bonito el cuento, es un placer leerte...

Un abrazo romano para ti

Jazmin dijo...

Querida Annabelle y Yolanda, a las dos les agradezco enormemente porque ha sido unPOST bellsiismo, q puedo decir, es algo tan realista q no puedo decir lo q me pasa... Cada etapa de la vida hay un amor diferente, la de la adolescencia q es la q se empieza a enamorarse, a ver una palabra de amor para toda la vida ver ese amor, q te digo q es lo mas hermoso... esos cosquilleos de la pancita, luego el noviazgo ya antes de casarse tbien lo mismo pero con mas responsabilidad, el haccer el amor con ansias, el estar juntos pero verse cdo se pueda, pero luego el amor del matrimonio, es otra historia q ahi viene la palabra de acompanar, de tolerar, comprension. Cdo se esta en pareja o en matrimonio no es q uno dependa pero ya uno como dijo Neutransmisores, van de la mano, es asi... No es que pierda la libertad pero esta el otro por el respeto, por todo lo q se esta viviendo y lo que vivieron. Cdo hay AMOR todo se puede.
Besos a las dos.

Perséfone dijo...

Amiga, conseguiste ponerme los pelos de punta con estas letras.

La verdad es que tengo poco más que añadir a lo que tú misma dijiste.

Para mí, uno de nuestros errores más frecuentes y dañinos es el confundir el verdadero amor con el enamoramiento.

No son lo mismo.

mi despertar dijo...

Pienso como maria imposible explicarlo mejor.me gustan tus textos, te dejo un beso

Emilio dijo...

La entrega no es sumisión. En el amor como en la amistad, tiene que haber un equilibrio necesario. Cuando éste se rompe es mejor replantear esa relación. me viene a la cabeza una frase de Marco Aurelio; "no es de virtuoso dar al desagradecido".

Maria Jesús dijo...

Muchas personas aman de forma peligrosa porque se obligan a tanta entrega que llegan a olvidarse de si mismos con tal de satisfacer los deseos y caprichos de su pareja... darse cuenta a tiempo y quererse a uno mismo es la mejor opción ya que el amor es un sentimiento placentero que no debería conllevar sufrimiento

Do dijo...

Anna, que linda historia, es muy real la verdad. En esta vida, hay varias princesas crueles como la de este cuento.
Creo que ya´la había leído, pero no recuerdo bien en donde.
Te dejo muchos besitos!

Y si tenés razón! los Daniel, son buenos!! jaja.

Hasta pronto.

Akane dijo...

Menuda maravilla de historia,esto es toda una leccion para mi,yo que permito tanto,y tan poco me valoro.
Un beso ya hablamos dulce de leche.akaneeeeeee

mi despertar dijo...

Sigo leyendo tu blog De a poco Me encanta
Besos

mia dijo...

Precioso,cada día más!

♥♥♥besos♥♥♥

María dijo...

Te sigo mi niña, esperando volver a leer un nuevo post, y te dejo mis saludos a través de un beso y una flor.

Javi dijo...

Animo Anna. Espero que tu dolor desaparezca pronto y puedas volver a la normalidad y disfrutar plenamente de la vida. Un beso sanador.

carlota dijo...

El amor... tan complicado. También dicen que debe darse sin esperar nada a cambio, que la felicidad nunca debe depender de nadie excepto de nosotros mismos... pero al fin y al cabo, como humanos que somos, si necesitamos que nos correspondan con amor también. Un beso!